Chile: máximo antagonismo

ESTA MUJER

Infinidad de situaciones se presentan en formato “cajas chinas”, es decir situaciones que contienen a otras que a su vez contienen a otras… la situación política en Chile es una de ellas.

Las últimas municipales en Chile seguramente necesitan de una percepción directa –caminar, tomar un café, ir al supermercado, mirarse a los ojos, conversar con un umbral de confianza- también de una contextualización histórica, de una explicación teórica, de una verificación estadística y de una conclusión política, pero no tanto como se cree de una declaración lírica.

Sin embargo, como suele suceder en cualquier parte, los vencedores atribuyen su propia victoria al conocido puñado de sanas virtudes: tesón, confianza, perseverancia, espíritu de equipo, ganas de hacer cosas por la gente, y otras más que no recuerdo…

Hace tiempo ya que las conductas políticas se explican con otro vocabulario más específico -llegado desde las más distintas disciplinas- y lo que se percibe específicamente es una pérdida de la libido, refiriendo con libido a un impulso que se activa y desactiva con mecanismos semejantes a los que usaba Pavlov.

Los chilenos, por lo general, cuestionan a los políticos -es algo que cualquiera puede verificar por sí mismo- pero además de cuestionar a los políticos cuestionan también las ideas que esos políticos sostienen y esto es un hecho político; paradójicamente se traduce en el aumento del porcentaje de abstención, entonces: ¿es sencillamente despolitización o es una ‘despolitización politizada’’?

Esta sugerencia de la ‘despolitización politizada’ fue hecha sucesivas veces en los medios alternativos desde aquel domingo negro del debut del voto voluntario, e incluso aún hoy no falta quien se adjudique ese porcentaje de abstención; pero quizás sea  ‘despolitización’ a secas.

Hanna Arendt señala que una condición imprescindible de la política es la división entre público y privado, además dice que la despolitización crece a medida que lo público ingresa en el ámbito hogareño, nos describe como el hombre involuciona de animal político a animal social.

No sería temerario murmurar que hay cierta relación entre la abstención, la despolitización y una sensación de país reallity; una sensación que, quizás, comenzó con la casa de vidrio.

La despolitización también llegó a la propia presidente Michel Bachelet coincidentemente con una sinuosa secuencia que fue borrando la línea entre su vida privada y su vida pública, de hecho alcanza la apoteosis cuando presenta una demanda en su condición de simple ciudadana pero fijando domicilio en el Palacio de la Moneda.

Chilenos de todas las condiciones en algún momento se verán en situación de hacer un comentario político, debido a la difusión mundial del movimiento estudiantil, de las escenas de luchas callejeras o del día del topless en Valparaiso… así fue que se emprendió una argumentación cada vez más esmerada, refinada, detallada y profunda.

peron-calle

Un detalle: el movimiento estudiantil fue profusamente televisado, en el caso de las marchas contra las AFP se denuncia que son invisiblizadas. 

Esa argumentación excesiva acabó despolitizando, pero no porque cansó, aburrió, saturó, resultó incomprensible o decía puras leseras, sino porque –tal como recuerda Hanna Arendt que planteó Rousseau- los espacios, privados o públicos, son subjetivos y el análisis político actual indaga especialmente el tema de las subjetividades… en el caso chileno fue tal el ‘boom’ que traspasó el límite interno entre público y privado: cuestiones referentes a la sexualidad, a la crianza de los niños, incluso de las mascotas, se mezclaron con la problemática mapuche, los yacimientos de litio y el centralismo metropolitano.

Además mediante las encuestas de opinión, la participación multitudinaria en las “redes” y los 30 segundos de fama de cada quien, el -a veces exasperarte- debate cotidiano fue borrando la divisoria entre especialistas y legos.

Sin diferenciarse de los feligreses por cierta túnica o penacho, los sacerdotes acreditados por el sistema se confunden entre la gente y se despolitiza pero por un motivo específico: se ha borrado la línea divisoria; lo mismo un burro que un gran profesor, dice el tango…

Vemos que para la política es necesaria siempre una línea divisoria, en las redes no hay líneas divisorias; ni siquiera hay línea divisoria cuando se usan para comunicación personal.

Últimas elecciones municipales:

Hay muchos análisis sobre la despolitización, pero suele soslayarse la “sensación de despolitización” producida en el caso de Chile por un enfrentamiento acérrimo entre izquierda y derecha; algo de evidente intensidad política, confunde produciendo una sensación de “concertaciónismo”.

Ese ‘quietismo’ que se advierte en la lentitud de las reformas, en los debates interminables, en las comisiones frustradas, en los caminos circulares, es malinterpretado como un pacto.

Más bien parece tratarse de esa inmovilidad entre dos luchadores que suele darse en algún momento del combate; ese es, precisamente, el momento más intenso.

Si esa quietud -que no es un pacto en las sombras- representa la mayor intensidad de la lucha, con las musculaturas completas en máxima tensión, será también la zona de mayor intensidad política.

Eso que en la antigua Grecia era representado por el fuego de la cocina, en Chile se conserva aún en la burocracia profunda; un archivo en el subsuelo, con una cafetera y una radio, fácilmente puede convertirse en un hogar.

En la calle sigue guanaqueando un viento frío.

Los políticos que se ven más cerca de ese magma, de esa sala de calderas: son Evelyn Matthei y Karol Cariola; coincidentemente, además, las únicas que poseen relato propio y como si fuera poco: una es el significante vacío de la otra; es decir: todo lo que rechazan los votantes de Karol Cariola está representado por Eveleyn Matthei, todo lo que rechazan los votantes de Evelyn Matthei está representado por Karol Cariola.

Ser una, es no ser la otra.

Ninguna de las dos necesita ‘forcluir’ un significante para que engarce su relato como sí necesitan todos los demás y esto ahorra muchísimos recursos; el kirchnerismo en Argentina, destinó ingentes caudales públicos para “forcluir” el significante dictadura -es decir: para convertir a la palabra dictadura en un significante vacío- y tras diez años de propaganda no lo consiguió completamente.

Trump intenta hacer lo mismo forcluyendo un estereotipo del mexicano que proviene de la misma  industria de la entretención norteamericana, pero es un zar de los medios de comunicación y le resulta más fácil autofinanciarse.

Algunos políticos en Chile se suman a la ‘forclución’ del significante Bolivia, pero en este caso también gana Evelyn Matthei, pues representaría en relación a los bolivianos lo que representó Margaret Tacher en relación a los argentinos… digamos que es la Marine Le Pen chilena y esto la ubica en un fenómeno mundial del que seguramente obtendrá fuerza.

Por otra parte se puede decir que el apoyo de Karol Cariola a DJ Mendez le significó una derrota simbólica; pero entonces, también le corresponden simbólicamente los votos que sumó.

Si la derrota de DJ Mendez es de Karol Cariola, obviamente que los veinte mil votos que obtuvo también lo son y no son pocos.

En el caso de Providencia pasa algo similar, ya se habrá señalado que Evelyn Matthei fue respaldada por el buen recuerdo que dejó Cristian Labbé –amplificado cada vez que una bicicleta rozaba al vecino que salía a caminar- y efectivamente esto puede haber sumado votos, pero muchos que votaron por Matthei no hubieran votado por Labbé aún teniendo una valoración positiva de su gestión, porque -a pesar de ser un buen recuerdo- representaba ‘el pasado’.

Así podría interpretarse que todos los votos que aportó Cristian Labbé ahora pertenecen a Evelyn Matthei del mismo modo que todos los votos que obtuvo DJ Mendez pertenecen ahora a Karol Cariola

Este es el máximo antagonismo que puede darse en Chile: PCCH vs UDI y por lo que se percibe en la calle Karol Cariola, y Evelyn Matthei son quienes lo representan.

¿Cuáles serán los impedimentos que encontrarán camino a la candidatura presidencial?

Para enfriar políticamente, basta con borrar la línea entre lo público y lo privado; deberán cuidarse en este sentido porque funciona de modo automático.

Ambas fuerzas necesitarían más de un año que es lo que falta para la próxima presidencial en este hermoso país, pero no más de dos

Sin dudas, la mayor tensión, está entre el PCCH y la UDI.

Son los pichones del águila que no nacen, necesitan ser incubados todavía, cuando rompan sus respectivos cascarones intentarán devorarse mutuamente.

Para los involucrados –dos fuerzas que representan claramente el antagonismo más intenso; no son mayoritarias como todo núcleo duro, pero lo suficiente para polarizar- sería conveniente que regresase a la presidencia Ricardo Lagos de modo que el ciclo que comenzó en 1973 expire con la naturalidad de un crepúsculo.

Ricardo Lagos, en la penumbra de su despacho, mientras afuera el binominal se deshace casi aliviado; una vez que se deshaga se va a reanudar el movimiento en la lucha…

No la lucha sino el movimiento, en la quietud que se deja atrás el antagonismo tuvo su máxima intensidad.

¿Promoverán los distintos sectores –con toda clase de lapsus- la candidatura del anciano líder para que asuma con una probable abstención del noventa por ciento?

El ciclo que comenzó con Pinochet, como todo en la vida llegó a su fin y a esto parecen asumirlo aún quiénes ensalzan su figura; Ricardo Lagos representa el crepúsculo en silencio, hora del encuentro del electorado consigo mismo, frente a la eutanasia de todo eso que se llamó difusamente: ‘binominal’.

¿Reeditarán, los candidatos del antiguo frente estudiantil y los seguidores de Sebastián Piñera, los argumentos del 2011 a fin de protagonizar un antagonismo más fuerte?

Sería la segunda parte de Lemon Pie con los actores un poco más viejos.

Juan Ponce

 

Anuncios

2 comentarios en “Chile: máximo antagonismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s