Güiña

GÜIÑA

“Lo que se llama “nueva crítica” no data de hoy. Desde la Liberación se emprendió (cosa perfectamente normal) cierta revisión de nuestra literatura clásica al contacto de nuevas filosofías, hecha por críticos muy diferentes y conforme a monografías diversas que terminaron por abarcar el conjunto de nuestros autores, de Montaigne a Proust. Nada tiene de asombroso que un país retome así periódicamente los objetos de su pasado y los describa de nuevo para saber qué puede hacer con ellos: esos son, esos deberían ser los procedimientos regulares de valoración”. Roland Barthes, Crítica y verdad

Hace un par de noches, antes del debate, un taxista hablando durante el viaje me aclara que no es ‘pireñista’, dando a entender que su opinión favorable del expresidente era objetiva; además calificada por el hecho de recorrer noche y día la ciudad. Esto me indicó que Sebastián Piñera está vivo políticamente.

Aparentemente las declaraciones de Nueva Democracia lo van fortaleciendo, incluso el término que usó Mayol cuando le pidieron que lo defina con una sola palabra ‘güiña’ es el exacto equivalente de decirle ‘gato’ a Macri…

En el caso argentino tanto cabe como ‘error comunicacional no forzado’ como ‘falso antagonismo’.

La palabra ‘gato’ usada en referencia al presidente Mauricio Macri se lanzó de un modo muy simple y muy económico, un equipo fotográfico profesional, una chica que podía ser una modelo sin maquillaje, en medio de una marcha levantó un cartón que decía ‘Macri Gato’ inmediatamente todos comenzaron a retuitear ; ‘gato’ es un coloquialismo que puede decir tres cosas; ladrón, prostituta o amigo.

GATO GUINA

Gato Güiña, imagen de internet

Esta identificación de Macri con un animalito bien pudo ser una más de las maniobras de Duran Barba: una chica que cumplía con el canon de belleza patriarcal, en medio de una marcha opositora al gobierno, levantó un cartón que decía ‘Macri gato’ y desde una distancia óptima le tomaron una fotografía de nivel profesional, quizás todos los planetas se alinearon para que Macri fuera llamado ‘gato’ por pura coincidencia; pero el efecto fue instantáneo: difusión en las redes, se imprimieron remeras, se lo dibujó al presidente de Argentina con orejas y bigotes gatunos, se pintó la consigna en muros, se hicieron infinidad de ‘memes’, incluso algunos lo relacionaron con un personaje que de tan cruel es bondadoso, de tan egoísta es generoso, de tan mentiroso siempre dice la verdad y que también es un gato, simbólicamente fue como pasarle el brazo por sobre el hombro a Mauricio Macri y decirle todo en una sola palabra: ladrón, prostituta, amigo.

Bien pudo ser otro ardid de Duran Barba -el asesor de imagen de Macri- o una muestra más de candor populista que no tiene contacto, quizás nunca lo tuvo, con aquella masa de desposeídos que dicen representar.

Para ellos ‘gato’ aún era una palabra ofensiva, pero en el sustrato del electorado hacía tiempo que se usaba de modo afectuoso. Este detalle me alertó sobre la posibilidad de un asesoramiento de tipo ‘podemista’; de quienes justificaron el desastre venezolano, que está tan cerca de nosotros, no solo por la geografía sino también porque en los últimos tiempos hemos ido conociendo venezolanas y venezolanos que lograron llegar a Chile…

Esas venezolanas y venezolanos –que quién más, quién menos, todos conocemos- no corresponden en nada con el estereotipo del agente de la CIA y de la Derecha nazifascista que difunde Telesur; evidentemente son personas comunes y corrientes, diferenciadas por la tragedia que representa el chavismo.

PODEMOS

Monedero, Iglesias y Errejón, responsables morales de la tragedia venezolana; una radicalización puramente teórica y retórica que causó un desastre humanitario.

Esta decisión de ‘podemizarse’ puede provocar que en caso de acceder al poder Alberto Mayol dure menos que Mohamed Morsi.

De hecho el mismo día que en Santiago la calle 11 de septiembre recuperaba su nombre original, daban el Golpe en El Cairo; al efímero gobierno de los hermanos musulmanes, que incluso había logrado modificar la Constitución.

Evidentemente se puede repetir la situación de Egipto, en donde ‘La hermandad musulmana’ obtuvo poco más del 30% y ganó las elecciones; inmediatamente convocaron a una Constituyente y -con una abstención similar a la de la última presidencial en Chile- nuevamente volvieron a sacar el 30% y nuevamente les fue suficiente para ganar; de la noche a la mañana estrenaron Constitución.

Todo bien salvo un detalle: parecía redactada de puño y letra por Hassan Al Banna y en la década del ‘30.

La industria turística quebró y los vendedores de templecillos de plata -que son los actuales fabricantes y vendedores de souvenirs- se levantaron, se les sumó el grueso de la población y esto fue suficiente para que ingresase el ejército; tal como prometen las emisoras oficiales en manos de las tropas desplegadas, al cabo de dos años, Al Sisi llama a elecciones, se presenta como candidato y gana, de hecho es el actual presidente de Egipto.

Morsi preso, condenado a muerte, en el paraíso ya lo esperaban siete suegras… y, según leí por ahí, en un gesto de misericordia Al Sisi le rebajó la pena a cadena perpetua.

JOREGE ALEMAN

Al centro, Jorge Alemán, psicoanalista argentino, teórico populista.

Sobre la preferencia a parejas homosexuales en la lista de espera para trámites de adopción, la propuesta en sí no me parece preocupante pero sí su fundamento, que apela a la emoción del mismo sentido común que estigmatiza a los propios homosexuales…

El niño deberá conformarse con padres de estándar más bajo según el sistema de calificación que use el servicio de adopción y el matrimonio que estaba esperando para llevarlo a casa, daría un paso al costado y cedería su lugar a otro matrimonio por el solo hecho de su sexualidad.

Siendo que la sexualidad refiere a algo como más profundo que el ámbito privado: el ámbito íntimo.

Desconozco, pero dudo que un cuestionario para adoptantes incluya preguntas sobre detalles de su intimidad sexual.

Entonces, esto, sobre lo que no se pregunta y quizás tampoco pueda responderse con un ‘multiple choice’ (ni tampoco en una entrevista con equipos profesionales en adopción) determinaría la ventaja sobre el otro.

Esto -que se presenta como ‘feminista’- proviene del concepto patriarcal fundante; que eventualmente regresa con un verso de Borges ‘no nos une el amor sino el espanto’; nos uniría, entonces, la consumación de un crimen… -según la teoría freudania, en un tiempo prehistórico los hijos de una padre tiránico se complotaron para asesinarlo- nuestro pecado original, en esta versión, sería el martirio de Oscar Wilde o el de Reynaldo Arenas o el bullying atroz que seguramente sufrió Pedro Lemebel.

Los ‘podemista’ le dan suma importancia a significantes y significados, aplican la lingüística clásica de Saussure a la política y no resulta ajeno que se haya elegido un nombre tan peculiar para definir en una sola palabra a Sebastián Piñera: ‘Güiña’ que es el exacto equivalente de decirle ‘Gato’ a Mauricio Macri.

‘Teme al hombre de un solo libro’, decía Tomás de Aquino y Mayol es un hombre de muchos libros.

Por su parte Bea Sanchez -así como Michelle Bachelet que fuera bautizada por los medios: ‘la mamá de Chile’- encarna un candidatura ‘madre sustituta’; los asuntos estructurales tienen según Marx una base geográfica y una superestructura cultural que justifica que los recursos de todo el territorio estén en manos de unos pocos, esa superestructura encontró especialmente en la Televisión su herramienta más útil, en la Radio y los medios de prensa en general y de hecho los grandes magnates son dueños de medios de comunicación y pueden ser más poderosos y ricos que un industrial, el imaginario colectivo funciona en sintonía con esa superestructura y así se imponen modas y modismo, nuevas tendencias, etc.

El imaginario también en esa sintonía que mantiene con la superestructura a través de los medios durante el tiempo -la edad biológica, los adelantos técnicos, el cambio de dueños en los medios de producción- va sufriendo también cambios, no es una sintonía fija, no es como un silbato para perros, no es un: bip, bip, bip. Sino que es como un relato. En una época ese relato fue escuchado por un niño, ese niño fue creciendo y finalmente hoy nos encontramos con un público adulto. Aún así fuera dentro de la franja de protección al menor, hay que hablar de adulto a adulto y el discurso de Bea Sanchez parece dirigido a una edad abstracta, por ese acercamiento propio de una madre sustituta, que le dice a un muchacho de treinta ‘siempre serás un bebé para mí’.

ANGELITO 2

A niveles sociales, generacionales, poblacionales…

El discurso va dirigido a un coeficiente intelectual muy bien determinado por técnicos y especialistas, y esta bien que así sea porque si no conocemos el coeficiente del público difícilmente haremos llegar el mensaje, de ahí en más podemos mentir o no; para mentir como mentía el kirchnerismo en Argentina -que estatizó deuda, concentró capital, privatizó, reestatizó, y volvió a privatizar el petróleo- se necesita una cantidad inmensa de plata….

Ni aún después de doce años y de derivar fondos -sin ningún tipo de control- a ese relato pantalla, que ellos llamaban ‘contrahegemonía’ logró imponerse.

Siendo que Argentina es un país sin poder fáctico, la maratón teatral finalmente acabó con Carlitos bostezando.

El caso argentino, que fue casi el paradigma, incluyó un escándalo mediático en torno a la ceremonia de la sucesión de mando porque le es inherente el paso de comedia.

Todo es en clave de relato, de narración, ahora en el relato de ND, el gato se llama Güiña, encaramado en la popa con los bigotes al viento dirige el timón con movimientos de su cola. No lleva parche en el ojo, en su lugar se ve una fiera cicatriz.

piratas 2

El velero de ND, logró romper el cerco mediático, ¿logrará cumplir su misión?

El lastre que implica ‘Podemos’ -confiscador, expropiador y con una retórica confrontacional meramente elocuente- es un sobrepeso… ¿llevará, contra las rocas, al velero de Nueva Democracia; que ya superó el cerco mediático y ahora recibirá cañonazos desde todos los ángulos?

Un solo ‘meme’ que le achunten -dadas las dimensiones del velero- y ya no podrá devolverse a la libertad del océano semiótico.

Juan Ponce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s